×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

BRUCE SPRINGSTEEN Wrecking Ball

Columbia-Sony

Por Pablo Gil

BRUCE SPRINGSTEEN, Wrecking Ball
 

La “wrecking ball” es esa enorme bola de demolición que una grúa balancea para derribar un edificio golpe a golpe. Así suena exactamente el decimoséptimo álbum de estudio de Bruce Springsteen. Verso a verso, el mismo hombre que se dejó abrazar por Barack Obama y que se abandonó con disculpable inocencia a los rocanroles buenistas de “Working On A Dream” (2009) muestra ahora un cinismo, una decepción y una ira casi sorprendentes. Habitual en su lírica, el patriotismo de clase obrera ya fue hilo conductor en 1995 de “The Ghost Of Tom Joad”, otro disco sin la E Street Band publicado pocos años después de una muy deseada elección de un presidente demócrata, entonces Bill Clinton.

Aquí todo gira en torno a la idea de que los banqueros son nuestros dueños y que nos están aniquilando, pero el ya sexagenario Springsteen no usa como modelos a Woody Guthrie ni a John Steinbeck. Lejos de contenerse, ofrece una música intensa de aspecto comunal (un “nosotros acusamos” al estilo “Living With War” de Neil Young), con muchas voces e instrumentos y guiños al gospel y al folk de banda: igual que si colisionaran “Magic” (2007) y “We Shall Overcome. The Seeger Sessions” (2006), parte de cuyo equipo participa aquí junto a Steven Van Zandt y Max Weinberg (suena además un solo de Clarence Clemons grabado poco antes de morir).

Musicalmente, es un disco raro, muy variado, quizá demasiado, como un rock de autor que intenta atrapar una euforia épica. Los “experimentos” (dos guitarras de Tom Morello y algunos ritmos programados y ambientes inusuales) han sido interpretados como una audacia por los críticos anglosajones más veteranos; en realidad, son detalles irrelevantes que no deben desviar la atención del auténtico logro de este carismático disco del Bruce del Gran Poder que, sin ser una obra maestra, transmite en todo momento un aura de trascendencia, de Importancia.

“Wrecking Ball”.

Etiquetas: 2010s, 2012, Estados Unidos, rock
Arriba