USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2011)

BURNING El fin de la década

Vinilísssimo-Munster
BURNING, El fin de la década
 

No encajaron entonces, apenas salpicados por esa marejadilla de rímel y lentejuelas que trajo la movida, ni parecen acabar de encajar ahora que las crónicas oficiales solo recrean las grandes gestas de todas esas bandas madrileñas que abrazaron la Transición entre deseos carnales, ritmos del garage y demás coletillas anudadas a la new wave. Porque Burning, con su carrusel de muertes a cuestas y la mala vida moldeada a cincel ya en “Madrid” (1978), aportaron peligro y maldición a un rock estatal que, aún en pañales, trataba de salir del parvulario de la provocación.

Y es ahí donde “El fin de la década” (1979), segundo trabajo de la banda madrileña y uno de los mejores discos españoles del siglo XX según Rockdelux, juega un papel capital con su hilo directo con los Rolling Stones más despendolados y su insigne revalorización de aquello que se llamó rock urbano. No hay más que colocarlo al lado del “Rock And Roll” de Tequila, publicado el mismo año, para comprobar que, pese a beber de la misma fuente, lo que en unos es jovial elasticidad se convierte en sexo a paletadas y derrotas colosales en manos de los de Pepe Risi y Toño Martín.

Antes de que pregunte, sí, “El fin de la década” es el disco del megahit “Qué hace una chica como tú en un sitio como este” –escrita expresamente para la película homónima de Fernando Colomo–, pero también el de las descarnadas e hipersexuales “Las chicas del drugstore”, “Balada para una viuda” o “Puedes sentirlo”, canciones todas ellas que, junto a gozosos himnos stonianos como “Mueve tus caderas” y “Seducción”, vuelven a la vida en LP de la mano de la serie Vinilísssimo de Munster con la información de la edición original y, sobre todo, la icónica portada en tamaño visible. La misma portada que, con sus jeringuillas, pastillas, navajas y fotos porno desparramadas encima de una mesa, anunciaba a los cuatro vientos que la historia de los madrileños solo podía acabar mal.

“Qué hace una chica como tú en un sitio como este”.

Arriba