×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

BURRITO PANZA Solo y mal acompañado

El Genio Equivocado
BURRITO PANZA, Solo y mal acompañado
 

La saga principal del indie albaceteño anda sin respiro. A “La vida es extraña y rara” de Fernando Alfaro y al inminente “La frontera” de Joaquín Pascual, pasados meses del estreno de Honky Tonk Sánchez, se añade este nuevo debut. Burrito Panza reúne a Carlos Cuevas (Surfin’ Bichos, Mercromina, Travolta), José Manuel Mora (Surfin’ Bichos, Mercromina, Los Alienistas) y Carlos Flan (Mercromina, Los Alienistas): batería, bajo y guitarra, con la voz a cargo del tercero y Pascual como autor de la remasterización. Y aclaremos ya los asuntos de garganta: la tradición vocal susurrada de la dinastía manchega continúa aquí con Flan y los coros de Isabel León (Is). Eso ni está bien ni está muy mal: depende de las canciones.

Y el álbum parte con tres verdaderamente apreciables. Abre “La última ciudad”, en la que fluyen dardos de esperanza. “Tu lado salvaje”, el infeccioso primer single, dispara remolinos con imaginería a lo Alfaro. Y la acústica “Techo” parece un homenaje a las maneras de este como compositor e intérprete, aunque no puede ser más resultona, con su dicotomía entre la palabra cima y la del título. La cosa se enturbia en los tres cortes siguientes: ni “Vuelta a casa”, pese a un final con ecos de Los Brincos, ni la reptante “En ese lugar” o, mucho menos, “Nunca descansa” alcanzan el mismo nivel. Luego, “Cambio de clima”, todo ternura, precede a dos cumbres, la de “Las reglas del mal” y sus guitarras centelleantes y la de “El extraño que hay en mí”, majestuosa en su intimidad. Las demás bajan, sin ser mero relleno. Y el disco, lejos de redondo, supone otro grato eslabón de una sabia cadena.

“Tu lado salvaje”.

(Se puede escuchar el álbum completo aquí)

Arriba