USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2011)

BUZZCOCKS Another Music In A Different Kitchen

Vinilísssimo-Munster
BUZZCOCKS, Another Music In A Different Kitchen
 

Siguiendo con las reediciones de grandes discos relativamente olvidados que propone en su serie Vinilísssimo, el sello Munster recupera el debut en formato largo de los míticos Buzzcocks, una de las primeras y mejores bandas del estallido punk inglés y, sin duda, los más acertados a la hora de mezclar el punk-rock con las melodías pop, creando una escuela que ha causado numerosas (y dispares) influencias.

Siempre se dijo que el cuarteto de Mánchester fue una banda más de sencillos que de discos. Y ahí está el clásico “Singles Going Steady” (1979) para dar fe de ello. Pero más allá de sus gloriosas dianas de menos de tres minutos, en sus discos enteros vemos más profundidad de la que a priori asoma. Con Howard Devoto ya fuera de la banda para montar Magazine y Pete Shelley asumiendo el rol de líder, y tras varios singles y EPs que pusieron muy altas las expectativas, este primer LP publicado en marzo de 1978 tuvo un acuse de recibo algo más frío de lo esperado. La prueba es que solo uno de sus once cortes aparece en el citado “Singles Going Steady”, y no es otro que “I Don’t Mind”, un pildorazo perfecto de power pop.

Y aunque el resto de contenido tiene mucho de eso (la pulsión pop de “Get On Your Own” o “Autonomy”, la ortodoxia punk de cuatro-acordes-y-a-correr de “No Reply” o “I Need”, los punteos de guitarra marca de la casa de Shelley en la estupenda “Fast Cars”), los Buzzcocks se salen del guión en temas como “Sixteen” o sobre todo en “Moving Away From The Pulsebeat”: siete minutos (una herejía para los punks) que cierran el disco a ritmo de (otra herejía) krautrock. Prueba del buen gusto (y talento) de Shelley, que seguiría patente en el ya sí más reconocido “Love Bites” (septiembre de 1978).

“I Don’t Mind”.

Arriba