×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1994)

CANCER MOON Moor Room

Radiation
CANCER MOON, Moor Room
 

Uno de los secretos mejor guardados del rock fue la música intensa pero sutil de Cancer Moon. Con “Moor Room” consiguieron el premio, el número 1, al mejor álbum nacional del año 1994 en el Rockelux 115 (empatados con “Un soplo en el corazón” de Family: curiosamente, dos visiones muy distintas del romanticismo en el pop y en el rock, y las dos surgidas del País Vasco). Fue la despedida del grupo y el trabajo que perpetuó el recuerdo de su retrorock hipnótico entre lo visceral y lo lírico. Esta es la crítica que escribió Jesús Llorente en el Rockdelux de julio de 1994. Escuchen debajo una muestra de su poder.

Según cuentan mis enviados especiales, en los conciertos de presentación del reciente tercer álbum de Cancer Moon en Madrid y Barcelona, el público congregado –sumando ambos bolos– no superó la paupérrima cifra de cincuenta personas, entre las cuales, me dicen, abundaban miembros de otros grupos, periodistas y algún que otro despistado que llegó a pagar su entrada. Es vergonzoso que esto le suceda a uno de los grupos más oscuros, crípticos e inteligentes de este país. Mientras nos vanagloriamos del renacer de los sonidos independientes, y de esta revolución llamada “nuevo pop español”, parece que muchos se olvidan de que justo en los orígenes de esta edad de oro, y junto a los primeros LPs de Los Bichos, los Surfin’ Bichos y Aventuras de Kirlian y a los primeros singles de Usura, Penelope Trip y Patrullero Mancuso, despuntó un grupo llamado Cancer Moon con un álbum de debut hipnótico, ruidoso y esquizofrénico, un disco como pocos se habían facturado por estos lares.

Pues bien, Cancer Moon siguen vivos y, a juzgar por “Moor Room”, con un montón de buenas ideas. Siempre me ha parecido que atesoraban un gran talento en lo que se refiere a posibilidades de experimentación, y aquí lo explotan en canciones como “Risin” o “Blue Sky” (por cierto, muy Spacemen 3), aunque en el álbum reinen estructuras mucho más clásicas, como en la dramática “I’m Head Down” o en piezas como “Girls Hangin’ Round” o “Sweet, Sweet Cake”, esta última con un estribillo cercano a Sonic Youth. Y si a esto le añadimos el lirismo de “Stone Of Head”, la contundencia de “Stupid Pumpgirl” y esas guitarras a lo Television en “Daniel Boone”, no queda más que aplaudir el sano equilibrio, la solidez compositiva de este grupo siempre empeñado en desconcertar de las formas más inesperadas.

Cancer Moon no son el futuro del rock estatal, pero tampoco el presente o el pasado, sino una inquietante anomalía, resplandeciente, oportuna y muy necesaria, en constante ebullición, siempre fascinante, siempre única, siempre combinando calidad y densidad. La luna cáncer vuelve a brillar.

“Sweet, Sweet Cake”.

Arriba