USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2020)

CAPITÁN SUNRISE Dramas del primer mundo

Jabalina
CAPITÁN SUNRISE, Dramas del primer mundo
 

Hay algo al mismo tiempo patético y entrañable en los músicos pop de mediana edad que no dejan de airear siempre la misma temática posadolescente, ese lloriqueo autocompasivo de no sentirse queridos por alguien o esgrimir, con pesar y con orgullo, que no encajan en el mundo convencional. En la habilidad para salirse de los clichés, aportar una visión propia o despertar la sorpresa es donde radica el interés de la propuesta. Artistas como Betacam (citado, por cierto, en uno de los temas de este disco) o Rusos Blancos han sabido caminar airosos por esa cuerda floja.

Capitán Sunrise, en sus tres referencias previas, flirteaban con el ñoñipop más sonrojante, pero en este “Dramas del primer mundo” han sabido encontrar su fórmula. A nivel lírico, es la misma en prácticamente todas las canciones: parten de idéntico argumento básico (“no me quieres” / “no encajo”), pero lo introducen en un contexto en el que intentan distanciarse del problema a base de reírse de sí mismos y enfrentarlo a un amplio abanico de metáforas, tanto de cultura popular como de actualidad (política, tecnológica o social). Cuanto más ingeniosas son esas imágenes, mejor funciona la canción. Un ejemplo afortunado es “La llamada ganadora”, dueto con La Bien Querida en que el protagonista, esperando en una esquina ante el inevitable plantón, se compara con los heavies de la Gran Vía madrileña.

A nivel sonoro también han evolucionado, desde el pop orgánico más twee de sus inicios hacia una sofisticación más club pop en la onda de Saint Etienne o Club 8. Las melodías, sin embargo, nunca consiguen enganchar o volverse contagiosas, y tampoco ayuda la voz de Santi Diego, ligeramente engolada.

“La llamada ganadora” (con La Bien Querida).

Publicado en la web de Rockdelux el 24/4/2020
Arriba