×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2016)

CAR SEAT HEADREST Teens Of Denial

Matador-Popstock!
CAR SEAT HEADREST, Teens Of Denial
 

Con su primer álbum propiamente de estudio, y después de haberse labrado a conciencia una reputación/fanbase en Bandcamp, Will Toledo deja atrás los años de pubertad e indagación, en los cuales se grababa cantando en el asiento trasero de su coche. He aquí su obra coming-of-age, un trabajo importante que supone un antes y un después en la trayectoria del huesudo joven nervioso: quedan en el pasado los potingues lo-fi y su correspondiente encanto, dejando paso a una rockera y contundente producción (a cargo del veterano Steve Fisk) que no escatima en volumen o distorsión ni tampoco desmerece las intrincadas e interesantes estructuras de las composiciones (imposible que una pista tan ambiciosa como “Vincent” pudiera resultar tan explosiva sin la debida instrumentación; lo mismo puede decirse de la épica “The Ballad Of The Costa Concordia”), lo que le otorga una nueva y excitante dimensión al ingenio de Toledo, transformado instantáneamente en el mesías retro-indie noventero de la temporada.

No solo en apariencia; también a efectos prácticos. Aunque el disco resulte demasiado largo, los elementos que determinan su etiquetado son genuinos y desembocan en canciones memorables: una sensibilidad vocal prototípica, que combina una dicción medio aburrida (a lo Stephen Malkmus o Berman) con explosiones de griterío emo; una lírica contemplativa e inteligente –encuentra un equilibrio perfecto entre los irritantes extremos, entre el posadolescente llorón y el intelectual irónico (por ejemplo, “I’ve been waiting all my life, I’ve been waiting for some real good porn”)–; una capacidad admirable para el gancho y la melodía (“Destroyed By Hippie Powers”, cuyo intenso estribillo se instala en la cabeza durante días, o la más inquieta y bailable “Unforgiving Girl (She's Not An)”); una buena dosis de guasa (“Not What I Needed” y su jocosa perversión de los Cars), intrigantes pasajes guitarreros... Nueva esperanza del llamado “indie rock” o no, lo cierto es que “Teens Of Denial” es una evolución en toda regla del sonido de Car Seat Headrest que, además, cuadra de forma asombrosa con la tan manoseada etiqueta.

“Destroyed By Hippy Powers”.

Arriba