USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

CARLA BOZULICH Quieter

Constellation-Popstock!
CARLA BOZULICH, Quieter
 

Mientras la actual siembra indie germina en nuevas flores de olores plenamente identificables, a veces nos olvidamos de estimulantes raras avis alérgicas a la exposición mediática con el pedigrí de Lisa Germano, Nina Nastasia o Carla Bozulich. Precisamente, esta última retorna con un nuevo retoño, concienzudamente deforme y poético.

Más cercana al espasmo espectral de Linda Perhacs y Tim Buckley que a la caligrafía pop, en “Quieter” la atmósfera se enrarece a través de un cuadro fantasmagórico de chelos nómadas, susurros del más allá y baterías arrastradas por el desierto de la pausa en bucle. La voz de Carla nunca estuvo tan en primer plano, a lo cual también contribuye una producción altamente espaciosa. Con la hipnosis como objetivo final, se van engarzando las piezas que conforman esta maravilla sin fecha de envasado. Son siete expresiones oníricas que van del rock que fluye del sueño, como en “Sha Sha”, a los misteriosos augurios de “Stained In Grace”.

La deconstrucción de la nana se hace patente en el visceral sintetizado de “Glass House”, pero también en la finura folk que Marc Ribot ofrece en la hermosa “End Of The World”. Dos polos domesticados por una perspectiva ordenada de la herramienta avant-garde, a la que Carla pone correa a base de intuición y de gusto por las formas inasibles.

“Glass House”.

Arriba