×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

CASS McCOMBS Wit's End

Domino-[PIAS] Spain
CASS McCOMBS, Wit's End
 

Adiós al buen rollo. Adiós a las “Dreams-Come-True-Girl” del estupendo “Catacombs” (2009). Comienza “County Line”, la canción con que se abre el quinto largo de Cass McCombs, y, pese a su regusto a FM setentera –cercano a las caricias melódicas de 10cc–, ya se intuye que este no es otro de esos discos de pop de ensueño y guitarras urgentes a los que nos había acostumbrado el de Concord, sobre todo a partir del correcto “Dropping The Writ” (2007). Aquí hay rincones olvidados que había que ventilar, cuentas pendientes que estaban por ajustar, cosas que no podían permanecer por más tiempo encerradas en el interior de un artista atormentado si lo que queremos es seguir contando con él entre nosotros. Podría ser un suicidio comercial (también una vía de escape a uno literal), pero en todo caso sería uno tremendamente hermoso que marca un antes y un después en la discografía del californiano.

“Wits End” es un álbum triste, sincero, descorazonador en algunos momentos, orgulloso a su modo, oscuro como el hilo musical de un ataúd. Tan solo aceleran el paso “Memory’s Stain” y “Hermits Cave”, aunque tampoco se crean que son como para sacar el matasuegras. Esto es un disco-isla lanzado sin rumbo al mar, desnudo y sin pudores, una carta de desafío a quienes osen acercarse a sus afiladas aristas, un estirar la cuerda al límite para ver qué pasa. Y, sobre todo, “Wit’s End” es un acierto en toda regla.

“County Line”.

Arriba