USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2010)

CHARANJIT SINGH Synthesizing: Ten Ragas To A Disco Beat

Bombay Connection
CHARANJIT SINGH, Synthesizing: Ten Ragas To A Disco Beat
 

¿Tenía el acid que ocurrir? ¿Era un hito en la evolución de la especie humana del que no podíamos escapar? La recuperación de este olvidado disco de 1982 de Charanjit Singh, prolífico aunque semianónimo scorer de Bollywood, obliga a reescribir la historiografía de la música popular moderna –tampoco es que sea muy científica– y a cuestionarse las corrientes secretas que enlazan la tradición con la modernidad. Como si fuera tan necesario que hubiera de ser inventado dos veces, cinco años antes de la que hasta hora era considerada obra fundacional del género, “Acid Tracks” de Phuture (1987), Singh ya había grabado de un tirón un disco que, aplicando la tecnología del momento al espíritu trascendental e improvisativo del raga, la forma tradicional de la música clásica india, puede hoy saludarse como el primer disco acid.

Pero el acid es, más que nada, un subgénero enteramente vinculado al sonido de una maquinaria –el secuenciador melódico Roland TB-303 y su hermana, la caja de ritmos TB-808–, de manera que, al sustituir sitares, flautas y santures por sintetizadores y teclados e introducir un ritmo sintético repetitivo al tiempo que se mantenía fiel a los esquemas melódicos del raga, Singh logró conectar la milenaria y espiritual tradición hindú con los ecos hedonistas que le llegan del eurodisco y la protoelectrónica alemana, y así, seguramente sin pretenderlo, por accidente o serendipia, crear un trance para la era moderna. Inevitablemente, estos diez ragas con disco beats suenan hoy algo rudimentarios, aunque no mucho más que los clásicos de Kraftwerk o, incluso, los alias más cerriles de Richard D. James.

“Raga Lalit”.

Arriba