×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (1994)

CHARLIE HADEN QUARTET WEST Always Say Goodbye

Verve
CHARLIE HADEN QUARTET WEST, Always Say Goodbye
 

Charlie Haden (1937-2014), uno de los mejores y más expresivos contrabajistas de la historia del jazz. Aquí recuperamos la crítica del cuarto disco del Charlie Haden Quartet West, “Always Say Goodbye” (1994) –firmada por Quim Casas y aparecida en el especial de Rockdelux con los mejores CDs de la década de los noventa: en el puesto 114–, una de las obras más destacadas en una trayectoria que, con esta formación, recuperó espléndidamente el aire romántico del jazz de la Costa Oeste de las décadas de los cuarenta y cincuenta.

Tras muchos años de radicalismo expresivo (Ornette Coleman Quartet, Liberation Music Orchestra), Charlie Haden creó en 1986 el Quartet West para dar alas a su visión del jazz romántico de la Costa Oeste. El grupo ha reconstruido en seis hermosos discos la melancolía perdida de la música de los cuarenta y cincuenta. “Always Say Goodbye” (1994), el cuarto, es el que mejor dibuja ese espíritu romántico hecho de evocaciones y reinterpretaciones.

El cuarteto, formado con Alan Broadbent (piano), Ernie Watts (saxo tenor) y Larance Marable (batería), rinde homenaje a las melodías pretéritas desde dentro y desde fuera, interpretando esas piezas y sampleando las versiones originales. El resultado une en una sola frase musical lo viejo y lo nuevo en un ejercicio sentimental que abarca rasgos determinantes de la cultura norteamericana. Raymond Chandler, Humphrey Bogart, la novela y el cine negros y el jazz orquestal sirven de hilo conductor. La portada, el texto interior, la fanfarria de Max Steiner para la Warner Bros. y el diálogo final entre Bogart y Lauren Bacall precisan la atmósfera y la época: “El sueño eterno”.

“Everything Happens To Me” sintetiza el espíritu del Quartet West: los músicos evolucionan sobre un colchón de cuerdas muy cinematográficas, al estilo de la banda sonora de “Laura”, y al final enmudecen para dar entrada a la versión que de este tema registrara Chet Baker en 1955.

“Everything Happens To Me” (con la voz de Chet Baker).

Publicado en el especial de Rockdelux “Los mejores 200 CDs de los 90” (Abril 2000)
Etiquetas: 1990s, 1994, Estados Unidos, jazz
Arriba