×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2015)

CHEIKH LÔ Balbalou

Chapter Two-Wagram-Popstock!
CHEIKH LÔ, Balbalou
 

El senegalés Cheikh Lô se toma su tiempo entre disco y disco –el anterior fue “Jamm” (2010) y en veinte años de carrera ha sacado solo cinco álbumes– dedicándose a la espiritualidad de la cofradía Baye Fall a la que pertenece. Y, aunque ahora también lleve Ray-Ban, sus signos de identidad siguen siendo dreadlocks, vestimentas coloridas y los collares que distinguen a los acólitos de esta rama sufí. Eso no le impide incorporar a su música los elementos distintivos del estilo mbalax senegalés; así, los tambores de axila tama protagonizan endiablados ritmos, como los que visten la inicial “Bamba” o “Doyal naniou”, una crítica a la propensión a los golpes de estado que a la vez clama por la unidad africana con la ayuda de Oumou Sangaré. La voluntad de un sonido panafricano, con conexiones malienses, se hace evidente en la kora que puntea “Gemou ma ko”, al más puro estilo griot.

La fusión es muy notable en el single “Degg gui”, con el toque brasileño de Flavia Coelho y un delicioso acordeón musette cortesía de Fixi. Otra aportación sobresaliente la realiza el trompetista Ibrahim Maalouf ejerciendo de Miles Davis en el tema titular, una genuina creación afrojazz exuberante en el ritmo y espacial en la melodía. La única canción en francés, “Baissons les armes”, es una explícita declaración de pacifismo, con arreglos orquestales, guitarra congoleña y tumbao salsero. Todo al servicio de su extraordinaria y dúctil voz, dulce en ocasiones, ronca en otras o subiéndose al falsete en “Lutax” para evidenciar que no tiene nada que envidiar a Youssou N'Dour o Baaba Maal.

“Bamba”.

Arriba