USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

CHEIKH LÔ Jamm

World Circuit-Nuevos Medios
CHEIKH LÔ, Jamm
 

Este cuarto eslabón en una carrera de más de dos décadas iniciada con “Né la thiass” (1996), álbum producido por Youssou N´Dour, indica que Cheikh Lô aún vive y se lo sigue tomando con mucha, mucha calma. Empieza en su tierra senegalesa pulsando la vertiente menos abrasiva, más dulce, del mbalax –tan en primer plano las guitarras suaves como vientos y percusión– para poco a poco ir adentrándose en otros territorios (incluso hay alguna excursión peregrina, como el aire flamenquito de “Dieuf dieul” arropado por el saxo de su amigo Pee Wee Ellis).

Pero donde hace especial hincapié es en el rastreo –manido aunque eficaz– de este viaje de ida y vuelta de la cultura esclava africana, primero llevando el legado negro al Caribe para luego devolverlo enriquecido a los antros rumberos de Congo y Zaire. “Ne parti pas” sería un claro ejemplo, aunque Cheikh Lô se esfuerza en retratar la herencia desde varias perspectivas –más cubana “Seyni”, más francoantillana una “Il n'est jamais trop tard” con alusiones en los créditos a una historia de patera escuchada en Barcelona– sin renunciar a la parsimonia cadenciosa. Yo, sin embargo, me quedo con su variante más cercana al maestro N'Dour –“Conia”, “Warico”, “Sankara”–, donde resulta imposible fallar. En cualquiera de las dos, africana o criolla, un placer.

“Conia”.

Arriba