USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

CHEVEU 1000

Born Bad-Kill Shaman
CHEVEU, 1000
 

Cheveu son como ese amigo “indefendible” que todos tenemos. Los demás pueden cantar misa que tú siempre lo apoyarás y le exigirás menos que al resto. Eso sí, un “indefendible” no sería amigo si no tuviera algo que lo hace único para ti. Y para mí, Cheveu lo tienen. Definitivamente, mi vida es mucho mejor desde el día en que me topé con ellos sobre uno de los ochocientos escenarios que conforman esa aberración llamada SXSW. David Lemoine es el elemento más perturbador que he visto sobre las tablas en mucho tiempo, y sus dos compañeros, empecinados en hacernos bailar pogo casando riffs de blues paleolítico con ritmos industriales de baratillo, no le van a la zaga. Sus canciones son la broma infinita que se pavonea de todos los bandos. Se les podría pedir que fueran más agresivos pero nadie –acaso Philip Best– transmite la enfermedad blanca como ellos. Se les podría pedir también que fueran más sofisticados, claro, pero eso no los haría tan arrojadizos como lo son en directo.

En “1000”, el trío de París se ha decantado por una producción más hiphopera que en sus anteriores discos, con los graves a todo meter y la mayoría de los ritmos cuantizados hasta el último compás. Para más inri, los muy guasones se han atrevido a incluir arreglos de cuerda, lo que hace de este híbrido un producto todavía más difícil de acotar. Cheveu son el típico grupo que vive más allá de sus fronteras –y esto es literal: en Francia no se comen un colín–, que sabe empaparse de lo que se cuece aquí y allá y que, a pesar de todo, consigue avanzar y llegar a nuevos oídos. Capacidad de adaptación, que lo llaman. Habrá quien los escuche y piense que tengo un problema, que esto no es para tanto. Pero lo admito: los grupos así de gamberros y aterradores me pueden.

“Push Push In The Bush Bush”.

Publicado en la web de Rockdelux el 21/11/2011
Etiquetas: 2011
Arriba