USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

CHINI AND THE TECHNICIANS Arriba es abajo

Uva Robot
CHINI AND THE TECHNICIANS, Arriba es abajo
 

Chini And The Technicians nació en 2015, cuando Chini (María José Ayarza) y Roberto González, que se conocieron estudiando arte en la universidad en Santiago de Chile, debutaron como dúo con el EP “En el fondo todo va bien”, con cinco canciones de sonido eminentemente acústico. La buena acogida en su país les permitió girar con banda y ampliar la formación a quinteto. Tres años después, lanzaron su primer LP, “Arriba es abajo”, con doce temas que basculan entre lo acústico y lo eléctrico, y que van del folk a la electrónica pasando por el rock, sin abandonar ni un momento la inmediatez de un pop inquieto y urgente, psicodélico y familiar a la vez. Quizá porque en la voz, las letras y las melodías de Chini resuenan ecos del folclore chileno y de las primeras y más orgánicas aventuras de paisanos como Gepe o Javiera Mena, pero también del indie internacional de los últimos treinta años.

La psicodelia, convenientemente actualizada, además de en la música está en la imagen y en las letras: de hecho, el disco se titula “Arriba es abajo” porque empieza con “Arriba” y termina con “Abajo”, y el minilibreto en forma de colorido fanzine (muy de los noventa) que contiene las letras se puede abrir por delante y por detrás, y se lee en ambos sentidos. Entre una y otra, se suceden “CTLQHL” (“Como todo lo que hace luz”), “Espacio”, “Fibra”, “Niña Glaciar” (con Diego Lorenzini), “Imagen”, “El otro”, “Fiesta de despedida”, “Siempreviva” y “2X3”, encerradas en el prisma de pirita de la contraportada. Su contenido es atemporal, refrescante y misterioso por igual. Tan lejos, tan cerca.

“Fiesta de despedida”.

Arriba