USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

CHRISTINA ROSENVINGE La joven Dolores

Soster-Warner
CHRISTINA ROSENVINGE, La joven Dolores
 

“Ser alguien distinto, nada que esconder, no tener tanta prisa por crecer”, canta Christina Rosenvinge en “Jorge y yo”, una de las bisagras melódicas con las que conecta el anterior “Tu labio superior” (2008) a este “La joven Dolores” y enmarca una admirable carrera que, sin prisa por crecer, parece ahora plenamente encaminada hacia la diana de la canción de hechuras pop y hondo calado poético. Cada vez más alejada de aquella versión algo más lánguida de sí misma que firmó trabajos como “Foreign Land” (2002) y “Continental 62” (2006), la madrileña encontró en su anterior trabajo la receta casi perfecta para cocinar sus canciones, esa que las presentaba en su punto justo como un dechado de matices engañosamente frágiles, y repite ahora la jugada en un trabajo en el que Steve Shelley (Sonic Youth) y  Chris Brokaw (Come) vuelven a guardarle las espaldas y Benjamin Biolay y Georgia Hubley (Yo La Tengo) dan lustre a la nómina de colaboradores.

Visto lo visto, lo lógico sería pensar que todo sigue prácticamente igual y que “La joven Dolores” es la  acomodada continuación natural de “Tu labio superior”, algo que, sin embargo, no es del todo exacto. Y no lo es porque, a pesar de que se mantiene el embrujo melódico (“Jorge y yo”, “Weekend”), el misterio vestido de folk-pop (“Canción del Eco”) y el pellizco eléctrico (“Mi vida bajo el agua”), la autora de “Muertos o algo mejor” se exhibe aquí más suelta y segura, convencida de haber encontrado por fin su lugar y se diría que más a gusto cantando de nuevo en castellano.

Así, “La joven Dolores” no solo llega con unos textos más cuidados que le sacan punta a todas las espinas del amor, sino que encaja las palabras con mayor naturalidad y emoción en esos trajes a medida confeccionados con lo mínimo que son “Nuestra casa”, “Desierto” y “La idiota en mi (mayor)”. Puede que no lo parezca a primera vista, pero con “La joven Dolores” Christina Rosenvinge da un decidido paso hacia la cima de la canción de autor femenina.

Etiquetas: 2011
Arriba