×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2008)

CHRISTINA ROSENVINGE Tu labio superior

Søster-Warner
CHRISTINA ROSENVINGE, Tu labio superior
 

Cuando Christina Rosenvinge, al alimón con Nacho Vegas, hablaba de jugar con la ficción y las cosas que están dentro de uno para que todo parezca más real de lo que en realidad es (Rockdelux 255), ya estaba revelando la esencia de “Tu labio superior”. En ese hiperrealismo de apariencia confesional –y al que uno no se debe acercar como quien lee el ‘Diez Minutos’, como también advirtió ella en una entrevista reciente– radica gran parte de la fuerza del que es su álbum más valiente, inteligente y visceral.

Tras la vocación más vanguardista de su trilogía neoyorquina, la madrileña escribe ahora con mayor sencillez sin renunciar a esos asideros de misterio y turbiedad sensual, a los que contribuyen colaboradores habituales (Steve Shelley, Jeremy Wilms, Charlie Bautista) y nuevos (Chris Brokaw). “Las horas” y “Anoche (El puñal y la memoria)” navegan cerca de su estilo más reciente –esta última con aromas de cabaret berlinés–, pero “Negro cinturón” y “Tu boca” podrían formar parte de “Mi pequeño animal” (1994).

Y todo encaja porque, de algún modo, este es un álbum posruptura que, en lugar de obsesionarse con la desolación y sus tópicos, plasma una espiral emocional con regresión juvenil incluida: las noches locas y el deseo incontrolable conviven con el control y el despecho, el ángel con el diablo, las relaciones de dominación y sumisión con la soledad, la libertad con la vulnerabilidad en una ceremonia de exploración sentimental brutalmente lúcida.

Christina no solo escribe aquí mejor que nunca: también crece como intérprete. Tres momentos especiales: la entrada en los coros de Nacho Vegas en “La distancia adecuada” (con un dulce estribillo que da tanto miedo que no quiero pensar en él); los violentos y enloquecedores contrastes de oscuridad y luz en “Eclipse”, y ese escáner de foto con piano y susurros que marca el final con “Alta tensión”. No hay duda: su mejor disco.

“La distancia adecuada” (con Nacho Vegas).

Arriba