×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

CLAP YOUR HANDS SAY YEAH The Tourist

Cyhsy-Undertow-Karonte
CLAP YOUR HANDS SAY YEAH, The Tourist
 

Alec Ounsworth lleva desde 2005 viviendo a la sombra del debut de Clap Your Hands Say Yeah. Revivir la aguerrida llama de aquel disco (emblema que le valió una carrera y, al mismo tiempo, una maldición que podría no superar nunca), se ha tornado cada vez más difícil. Apenas consiguió llamar la atención con “Mo Beauty” (2009), disco en solitario grabado en Nueva Orleans, porque su público no ha dudado en traicionarlo a la mínima por nuevas extravagancias de la escena indie.

Finalmente, este “The Tourist” vuelve a plantar su puño sobre la mesa con fuerza. Parece haberse concentrado en entregar otra obra vibrante, repleta de una música que no suena rara como lo hacía en “Some Loud Thunder” (2007) u “Only Run” (2014), sino extrañamente familiar. Dave Fridmann le ha ayudado a embellecer su rock neurótico con espacios donde la voz descansa, doblándola levemente (“The Pilot”) y dando con febriles atmósferas hasta reformular el concepto de cómo sonar ambulante sin parecer a la deriva.

Los temas se afilan con armónicas, acústicas y feedback, debatiéndose entre el mejor de los pasados (“Down (Is Where I Want To Be)”) y nuevas texturas orgánicas (“A Chance To Cure”). Abriendo los brazos (“Better Off”, con guiño a Lou Reed, es digna de The War On Drugs), pellizcándose para confirmar que no están soñando (los staccatos de “Fireproof”) y hasta planeando con cierta épica britpop (“Visiting Hours”). Las letras vehiculan la autoafirmación de nuestro protagonista no solo ante el proyecto –donde se ha quedado solo–, sino ante un sistema –el norteamericano– y una industria –la discográfica– que no reconoce como justos (“Loose Ends”).

“Down (Is Where I Want To Be)”.

Arriba