×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

CLUB 8 Golden Island

Labrador-Popstock!
CLUB 8, Golden Island
 

Cuando los conocimos, a mediados de los noventa, Club 8 eran una delicia twee llegada de Suecia. Otra delicia twee llegada de Suecia, mejor dicho. Pocos habrían previsto que, durante el casi cuarto de siglo posterior, el grupo no solo se mantendría en pie, sino que experimentaría cambios de estilo súbitos con casi cada disco: tras una época abonado al electro-pop melancólico (2001-2003), se marcó el álbum de tacto acústico “The Boy Who Couldn’t Stop Dreaming” (2007); del afro-indie “The People’s Record” (2010) pasó al rotundamente disco “Above The City” (2013).

Y, desde luego, pocos habrían previsto que los autores de “Missing You” acabarían grabando algo como “Golden Island”, quizá su disco más atrevido hasta la fecha: una apuesta por el menos es todo, por el esencialismo extremo, construida con ganchos pop, pero también con melodías casi rituales, grabaciones de campo, instrumentación exótica... “Fire” y “Touch You” resultan más o menos directas, pero el resto del repertorio muestra a Karolina Komstedt y al imparable Johan Angergård jugando con herramientas ascéticas nada previsibles. El segundo se atreve a hacer coros como de nativo americano en “Swimming With The Tide”. La envolvente “Breathe” es synthpop a cámara (muy) lenta, más cerca de la primera Fever Ray que de cualquier referente eurodisco manejado por ellos en el pasado. La final “Silence” (el título ya lo dice todo) recuerda al Johnny Jewel más replegado en el solipsismo. Por todas partes, espacio.

“No he estado viviendo en este mundo últimamente”, dice Angergård en nota de prensa. Por suerte para él y para los fans más abiertos de Club 8, ha estado residiendo en una isla dorada donde no se oyen fake news ni ruido ambiental alguno: solo el runrún flotante de sonidos mágicos, a veces acogedores, a veces algo inquietantes. Ni que decir tiene, esa isla será su casa por poco tiempo.

“Breathe”.

Arriba