×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

CRYSTAL CASTLES Crystal Castles (II)

Fiction-Universal
CRYSTAL CASTLES, Crystal Castles (II)
 

Que el segundo disco de Crystal Castles se llame igual que el primero –“Crystal Castles” (2008)– puede llevar a confusión, pero tiene su lógica: “Crystal Castles”, el de 2010, es el mismo disco que el anterior, solo que en versión aumentada. Aumentan, por ejemplo, los contrastes: si su debut se caracterizaba por el cruzamiento de números digi-punk y otros más cercanos a una IDM melancólica, en este nuevo hay que hablar de choques frontales: continuar el single “Celestica” –lo más parecido a un hit mainstream que hayan grabado hasta hoy, muy eurodance– con una salvajada de 1’38” como “Doe Deer” tan solo puede calificarse de locura.

“Crystal Castles” se mueve así, brusco y fascinante, entre una belleza radical –“Vietnam”, la versión de Platinum Blonde “Not In Love”– y una crueldad feroz –el bajo de “Birds”–, aunque en grandes momentos –mi favorita “Empathy”, “Suffocation”, “Year Of Silence” y sus samples de Sigur Rós– dan con un equilibrio entre los extremos. Por otro lado, su sonido ha aumentado en profundidad: de los ocho bits han pasado Ethan Kath y Alice Glass a los treinta y dos, o al menos los dieciséis. Y aumenta también su intuición pop: abundan los singles virtuales, sin que ello signifique la renuncia a la tensión maravillosa que define al proyecto. De hecho, a la espera del nuevo disco de M.I.A. y el primero de Sleigh Bells, su gran segundo asalto se perfila como la mejor confraternización de pop con ruido y vanguardia que haya visto la luz en 2010.

Etiquetas: 2010
Arriba