USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2007)

CULTURE Two Sevens Clash (The 30th Anniversary Edition)

Shanachie-Resistencia

Por Barracuda

CULTURE, Two Sevens Clash (The 30th Anniversary Edition)
 

Kingston se levantó aquel 7 de julio de 1977 silenciosa y preocupada. La conjunción del número místico y mágico con las predicciones de Marcus Garvey, augurando lo difíciles que iban a ser esos años, no presagiaba nada bueno y amenazaba con echar al traste las pocas ilusiones que les quedaban a los jamaicanos en aquellos duros y violentos tiempos. Joseph Hill, Albert Walker y Kenneth Dayes (Culture) se encontraban juntos aquel supuestamente fatídico día y quizá no eran conscientes de lo que los dos sietes iban a significar para sus vidas.

Se cumplen un año de la muerte de Joseph Hill (1949-2006) y treinta de la grabación de uno de los diez mejores discos de la historia del reggae, obra clave para entender la relación del reggae con el punk-rock. Parecía imposible que dos estilos tan opuestos pudieran congeniar, pero los punks del Roxy londinense se sintieron arrebatados por aquellos ritmos extraños y sus mensajes redentores, la luz y la penumbra unidas para siempre. Los “Mighty Two”, Joe Gibbs y Errol Thompson, acogieron en su estudio a Culture y a una plantilla de músicos irrepetibles para grabar “Two Sevens Clash” (1977). Puede parecer sencillo conseguir una obra maestra con tres voces soberbias y unos músicos de la talla de Tommy McCook, Sly & Robbie y Bobby Ellis, pero a ello hay que sumarle estado de gracia e inspiración infinita para construir monumentos como “Get Ready To Ride The Lion To Zion” y “Black Starliner Must Come”.

Shanachie celebra el trigésimo aniversario de tamaña obra lanzando en digipack una edición especial no excesivamente lujosa. A las piezas del disco original se han agregado unos mixes interesantes pero no imprescindibles con los toastings de Prince Weedy y de I-Roy y estupendas versiones dub de “See Them A Come” y “I’m Not Ashamed”. Solo por escuchar remasterizada “Natty Dread Taking Over” (¿quién dijo que Hill cantaba mal?), vale la pena incorporar esta reedición a nuestra colección, aunque se note el tufillo a oportunismo.

Es un disco que sonará a antiguo a las nuevas generaciones, poco acostumbradas a las armonías vocales y a los mensajes sinceros, pero que debería ser de obligada revisión para conseguir nuevas luces en el gris panorama del reggae actual. Quizá Kenyatta Hill (hijo de Joseph) tenga la linterna mágica. What a liv a bomba yeah when the two sevens clash!!!

“Two Sevens Clash”.

Arriba