×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

CUT COPY Zonoscope

Modular-Universal

Por Pablo Gil

CUT COPY, Zonoscope
 

La música de Cut Copy se impone dulcemente. No admite dudas. Su riqueza de referencias y la efectividad de cada elemento ya estaban capturadas brillantemente en “In Ghost Colours” (2008), así que el mérito de este tercer álbum debe ser simplemente igualar y pervivir su estilo poliédrico, pegadizo, amable, bailongo, ensoñador y disfrutable en todos los puntos.

Menos gayer que Hot Chip, menos punk que LCD Soundsystem, menos francés que Phoenix y absolutamente relevante, “Zonoscope” desborda música como esa marea de la preciosa portada que inunda Nueva York: canciones de pop algo extravagantes, producidas con varios libros de estilo superpuestos sobre la mesa de mezclas y que nunca se cubren las espaldas con la ironía o el uso retromoderno; un festín opíparo que convierte en orgánico el synth-pop, que integra los ritmos tribales en su interés por el trance y la psicodelia californiana (de ahí su devoción hacia Animal Collective: el disco lo ha mezclado Ben H. Allen, quien hizo lo propio con “Merriweather Post Pavilion”) y que actualiza varias tendencias de los años setenta (el krautrock, la música disco, la nueva ola arty, el pop comercial adulto).

Y, de rondón, se van colando aún más referencias. Alambicado trabajo de estudio, por tanto, que se ha desarrollado durante medio año en un almacén alquilado de Melbourne, ciudad natal del grupo, y que llega a pervertir el, según ellos, objetivo principal de las canciones: la inmediatez pop. Porque aquí hay estribillos y melodías recordables, aunque al final se imponga un embriagador, absorbente torbellino de sonido.

Etiquetas: 2011
Arriba