USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

CYCLO. id

raster-noton
CYCLO., id
 

Que la música nace de las matemáticas es algo que sabe casi todo el mundo, pero la mayoría de las veces, y en especial cuando nos ponemos a escuchar a Lady Gaga, se nos olvida por completo. Ryoji Ikeda y Carsten Nicolai han estado tramando su nuevo trabajo como cyclo. durante los últimos diez años. Pensaban a menudo en publicar un álbum en el que pudieran dar rienda suelta a estos impulsos matemáticos que se gastan. Y salir indemnes del apuro, claro.

No se trata de echar por los suelos el ánimo de nadie, pero hablar de este álbum en términos más o menos convencionales no haría más que despistar, así que habrá que recurrir a la siempre eficaz ayuda de los axiomas: “id” trata sobre el comportamiento de las diferentes ondas posibles y su aplicación en cuanto a tono puro se refiere. Así como podemos definir instrumentos como un violín o un piano por la suma de sus ondas, Ikeda y Nicolai se han interesado en mostrar la crudeza de distintas formas de onda sin aderezos que valgan. No en vano han decidido –de manera muy acertada– que el disco debía presentarse tal y como salió de sus equipos: sin masterización de ningún tipo. Maquillar el disco hubiera añadido armónicos (múltiplos en la frecuencia fundamental de dichas ondas) y hubiera arruinado la experiencia de escuchar esos ásperos tonos tal y como deberían sonar, matemáticamente hablando. Se ha usado un secuenciador creado con Max/MSP para dotar de cierto sentido a la colección de sonidos y los autores ruegan encarecidamente –no sé si en esto van a tener éxito tal y como está el patio– que el oyente no retoque esa frecuencia fundamental convirtiéndola a MP3.

Toda onda tiene una capacidad infinita de interacción –no olvidemos que cualquier sonido existente puede ser recreado con su simple combinación–, pero no es el propósito de “id”. Este disco es, desde el punto de vista pitagoriano, la vuelta a las raíces más profundas de la historia de la música. Ríanse del blues de los años treinta, de los mantras percusivos africanos y del György Ligeti de “2001”. Por pretencioso que suene a priori, “id” va mucho más allá.

Publicado en la web de Rockdelux el 4/3/2011
Etiquetas: 2011
Arriba