×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2014)

DAMIEN JURADO Brothers And Sisters Of The Eternal Son

Secretly Canadian-Popstock!

Por Pablo Gil

DAMIEN JURADO, Brothers And Sisters Of The Eternal Son
 

Antes de nada, responde a esto: ¿cuántos undécimos álbumes de los últimos treinta años pueden ser llamados en propiedad fantásticos? Bien, pues el de Damien Jurado lo es, vaya si lo es. Tiene el disco entero aspecto de sueño, con su voz reverberante o doblada y la narrativa disruptiva en imágenes como visiones narcolépticas de Estados Unidos. Una gran y extraña epopeya soñada. La música acompaña de un modo sutil esa sensación, con aspecto de pop cósmico, aunque al fondo siempre se vislumbre, de un modo más o menos nítido según el caso, al cantautor que con tesón íntimo creó las composiciones. Queda claro que no es un disco de banda de pop, sino el de un singer-songwriter muy bien asistido.

El productor es Richard Swift, experto en toda esta mandanga, quien ya grabó los anteriores álbumes del músico de Seattle, “Saint Bartlett” (2010) y “Maraqopa” (2012), de los que este nuevo disco es sucesor natural, en un espacio cercano a Yo La Tengo, Iron & Wine o, a veces, The Flaming Lips. Subyuga el uso de los bajos mientras los vaivenes de la música te transportan como un papelito en una tormenta de arena, y apenas te das cuenta de la gran variedad instrumental –todo siempre al servicio de la canción–, tampoco de lo que te están contando; simplemente, se ha abierto una ventana a algo raro y nuevo y no puedes apartar la mirada, atontado.

“Magic Number”.

Arriba