USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

DAS RACIST Sit Down, Man

Mad Decent-Greedhead
DAS RACIST, Sit Down, Man
 

Por supuesto que no hay que creerse el hype, pero no está de más escuchar su rumor. Ladear un poco la cabeza y enterarse de qué se trae. Y más cuando ese hype no viene propulsado por una maquinaria de propaganda prefabricada, sino que ha surgido borboteando en los caldos virales. Sueltan un tema en la red, un bucle de humor marijuanesco titulado “Combination Pizza Hut And Taco Bell” (2008), y parece que Das Racist se erigen en la última esperanza blanca del hip hop. Dos trabajos en seis meses y la apariencia se consolida como la mejor noticia –entendida como hecho novedoso pero sobre todo relevante– que le ha pasado al género en años. Y sin vender un solo disco.

Dos salvedades a lo expuesto más arriba: 1) “Shut Up, Dude” (marzo 2010) y “Sit Down, Man” (septiembre 2010) son dos mixtapes con costuras de álbum (esta última con profusión de productores underground invitados). Si no se venden es porque no están a la venta, sino disponibles para su descarga oficial y gratuita en www.dasracist.net. 2) Si los negros son los blancos del hip hop, Das Racist son la vía del rap marrón, una posse de tercera y cuarta ola migratoria establecida en Brooklyn compuesta por Victor Vazquez, alias Kool A.D., Himan-shu Suri, alias Heems, y con la participación en directos y demás performances de Ashok Kondabolu, alias Dap.

Vestidos con ropa de segunda mano –taliban street chic, lo llaman ellos– y armados con posgrados de crítica social autoirónica que despliegan en unas letras saturadas de referencias de la alta y la muy baja cultura pop, Das Racist representan un nuevo arquetipo de hipster. Y de alguna extraña manera, han sabido proyectar su broma privada a nuevo paradigma del hip hop, convirtiéndolo en el internet de los géneros musicales: más amplio, más complejo, amoral (que no inmoral), apolítico, posracial, postarty (hay ecos en la producción de los extravíos heterogéneos de la tropa Anticon pero más concreción old skool) y todo ello sin dejar de ser un hip hop egotista, autorreferencial y sardónico. Si en la era del Google uno es tan listo como rápido sea utilizando su Smartphone, Das Racist son los más espabilados de su promoción.

Etiquetas: 2010
Arriba