USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2015)

DAVID BOWIE 1966

Sanctuary-BMG-[PIAS] Iberia & Latin America
DAVID BOWIE, 1966
 

Antes de convertirse en el Rey Midas del pop de los setenta, camaleónico mutante encaramado en la lista de éxitos, David Bowie fue David Robert Jones. O, dicho de otro modo: un don nadie al que confundían frecuentemente con el cantante de los Monkees y que no sabía aún si chapotear en lo mod o lanzarse de cabeza a la psicodelia barroca. Quizá por eso es relativamente normal que la historia del inglés se empiece a contar a partir de “Space Oddity” (1969), como si la permanente y las sinfonías lunares hubiesen aparecido de la nada por arte de ensalmo. Sirva todo esto para decir que existe un Bowie anterior al propio Bowie: concretamente, el que ahora le mira, entre el pasmo y la suficiencia, desde la portada de este mini-LP recopilatorio, originalmente publicado en 1987, que ha vuelto a la circulación gracias al Record Store Day 2015.

He aquí, pues, la prehistoria del astro. El músico antes de la estrella. Un artista que acaba de cambiarse de nombre, y al que aún no se le ha aparecido el fantasma de Ziggy Stardust, resumido en media docena de canciones –tres singles con sus preceptivas caras B; temas que vieron la luz en enero, abril y agosto de 1966– cuya brújula se muestra firme aunque algo caprichosa: lo mismo se disfraza de Scott Walker (“Can’t Help Thinking About Me”) que empieza a transformarse en el hombre que acabará firmando “The Man Who Sold The World” –“I’m Not Losing Sleep” podría ser un primer esbozo en versión bucólica–, convierte el frenesí de los Small Faces en rotundos himnos como “Good Morning Girl” u olfatea el soul con “And I Say To Myself”. Solo seis canciones, sí, pero más que suficiente para que David Robert Jones tome el impulso suficiente para aterrizar, majestuoso y sublime, convertido en David Bowie.

“Can't Help Thinking About Me”.

Publicado en la web de Rockdelux el 16/6/2015
Arriba