×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2018)

DAVID BYRNE American Utopia

Todomundo-Nonesuch-Warner
DAVID BYRNE, American Utopia
 

A fuerza de retorcer el pop, abrazar la world music y más tarde denostarla, y enredarse en proyectos tan dispares como unos diarios ciclistas o un sesudo tratado sobre musicología, David Byrne no ha hecho más que reforzar ese estatus de creador escurridizo que empezó a cultivar al frente de Talking Heads y que ha cobrado aún más fuerza en una carrera solista repleta de aventuras colaborativas.

Con todo, hacía catorce años que el escocés no firmaba un álbum en solitario propiamente dicho, por lo que “American Utopia” pasa por ser el feliz reencuentro con un Byrne que, si bien no está solo –por aquí desfilan, entre otros, Brian Eno, Sampha, Daniel Lopatin (Oneohtrix Point Never), Jack Peñate, Jam City y los productores Rodaidh McDonald y Thomas Bartlett–, sí imprime su sello a esta utopía de melodías desfiguradas, ritmos quebrados y versos irónicos llamados a desmitificar el sueño americano.

Así, “American Utopia” se presenta como un disco agridulce y desengañado, un trabajo de acabados extraños y súbitas erupciones de ritmo luminoso (“Every Day Is A Miracle” y “Everybody’s Coming To My House” encabezan la nómina) con el que Byrne pasea por la cara menos amable del capitalismo entre pinceladas de pop cubista, injertos electrónicos y canciones protagonizadas por balas, pollos y surtidores de gasolina. Un álbum de brillo desigual pero con momentos realmente logrados (el estribillo de “Gasoline And Dirty Sheets”, el tono funerario de “Here”, los arabescos rítmicos de “It’s Not Dark Up Here”...) que mantiene intacta la condición de Byrne como aventajado investigador de los alrededores del pop.

“Every Day Is A Miracle”.

Arriba