Cargando...
 

ÁLBUM (2009)

DAVID SYLVIAN Manafon

Samadhisound-Galileo
DAVID SYLVIAN, Manafon
 

Curiosa, admirable cruzada la del británico David Sylvian: lleva toda su ya larga carrera intentado (logrando) crear emoción y escalofrío a partir de fragmentos musicales dispersos, casi abstractos, más indicados para diseccionar en un laboratorio que para vibrar en los campos magnéticos del corazón. Ya en un grupo tan engolado y artificial como Japan logró momentos de belleza rara y esquiva pero ha sido en su guadianesca carrrera en solitario –iniciada en 1984 con el sublime “Brilliant Trees”– donde ha alcanzado sus mayores cimas.

“Manafon” corrige y aumenta los aciertos de “Blemish” (2003), esa pequeña obra maestra diseñada para escuchar a oscuras en habitaciones vacías. Se afianza su alianza con una parte importante de la vanguardia menos acomodaticia y busca los pinceles musicales en Viena, Tokio o Londres. Sin prisas: las canciones de este álbum se registraron entre 2004 y 2007 y fueron finalizadas por Sylvian el año pasado tras un lento proceso de mezcla y edición. La voz del protagonista recita-canta en primer plano enigmáticos mantras sobre la naturaleza, los desastres emocionales y la filosofía de la supervivencia mientras los músicos –Christian Fennesz, Evan Parker, John Tilbury, Keith Rowe, Otomo Yoshihide, Sachiko M., Polwechsel...– van dejando migajas sonoras que actúan como cajas de resonancia para los versos del oficiante.

Hay guitarras acústicas y eléctricas, pianos, chelos, portátiles, saxos, platos, bajos y trompetas pero nunca sonando de una forma ni remotamente convencional. Lo que recibimos se asemeja a los restos triturados de canciones posibles, ecos de sinfonías zen de bolsillo que se adhieren a la piel como arañazos de sueños ineludibles. Y está, también, el silencio, barrancos de vacío que parecen marcar misteriosos mojones en un mapa sin lugares. Fascinante y visionario, David Sylvian proyecta su figura sobre un manto de nieve que quema. Un lobo solitario sin identificables compañeros de viaje.

Etiquetas: 2009
Arriba