×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

DAYMÉ AROCENA Cubafonía

Brownswood-Music As Usual
DAYMÉ AROCENA, Cubafonía
 

La protegida de Gilles Peterson sigue su carrera ascendente consolidando el jazz afrocubano de su debut “Nueva era” (2015). Haciendo buen uso de sus dotes como cantante, compositora, arreglista y directora de coro, esta habanera de 25 años hilvana con sabrosura un compendio de jazz, neosoul y cubanía que bebe de la rumba y de la tradición santera, tal como evidencian “Eleggua” y “La rumba me llamo yo”, aunque llevando la tradición a un ambicioso terreno propio con orquesta y masa coral. Su valentía le permite atreverse con fusiones como el exuberante “Mambo na’ mà”, que mantiene la clave siendo a la vez un tributo a las brass bands de Nueva Orleans y una demostración de su poderío vocal. Igual de bien se mueve por arenas del R&B latino, entonando en inglés un “Maybe Tomorrow” a lo diva soul. Otro gran triunfo es el sabroso y cumbanchero “Negra caridad”, que con su trompeta y lujuria instrumental retrotrae al esplendor de los días del cabaret Tropicana.

Dúctil y sedosa, la música de Daymé Arocena se acerca también al chill out con el downtempo latin-soul “Cómo”, una delicia que cuadraría en la serie “Hôtel Costes”. Su elegancia y sofisticación también se adaptan al filin acústico de “Todo por amor”. Y cuando en “Ángel” vuelve a la experimentación, le sale un lamento jazzístico y exótico, con percusiones afro y escobillas, antes de entregarse a la gomosa línea de bajo funk del acid jazz con tumbao “It’s Not Gonna Be Forever” y guarachear como Ñico Saquito para ir a los orígenes del son en el changüí “Valentine”.

“Negra caridad”.

Arriba