USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

DEATH GRIPS No Love Deep Web

Autoeditado
DEATH GRIPS, No Love Deep Web
 

Cuando, gracias a la mixtape “Exmilitary” (2011), Zach Hill, Andy Morin y el a veces ininteligible MC Ride ficharon por Epic, no pocos giraron la cabeza para gritar: “¿Qué diablos?”. El maridaje de este trío a caballo entre el hip hop experimental y el hardcore californiano no podía acabar en bodas de oro. Este año Death Grips debían publicar dos discos, pero el sello quería aplazar la continuación de “The Money Store” a algún momento inconcreto de 2013. Respuesta: disco nuevo colgado en la red por el propio grupo, antes incluso de haberlo mostrado al sello.

Hay quien habla de maniobra publicitaria, pero esta música tampoco necesita de estrategias así para llamar la atención; si la portada no fuera un pene erecto, se seguiría hablando de este disco. Porque, sin tener el impacto frontal directo del precedente –la producción es algo menos in your face y más etérea, atmosférica–, “No Love Deep Web” se presenta como una obra intoxicante, capaz de inocular su veneno y aparente desdén por la vida de forma peligrosamente eficaz.

Quizá “Hunger Games” no brille a la altura de sus compañeras, pero el resto de “No Love Deep Web” difumina todas las satisfacciones de la vida a su paso; arrolla a base de ruido distópico. Empieza con su mejor carta –“Come Up And Get Me”, cargada de un reverb desasosegante–, aunque “World Of Dogs” y sus baterías death-jazz o el acercamiento al universo Shabazz Palaces de “Lock Your Doors” también dejan marca. Incluso el tipo más pacífico pensaría en quemar contenedores con este disco.

“Come Up And Get Me”.

Arriba