USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2008)

DEERHUNTER Microcastle

Kranky-4AD-Popstock!

Por Joan Pons

DEERHUNTER, Microcastle
 

Tan pintado por El Greco como parece, no puedo evitar que la particular figura de Bradford Cox, inquietantemente deformada por el síndrome de Marfan (el mismo mal que aquejaba a Joey Ramone), ejerza en mí un terrible poder de sugestión cuando escucho la música de Deerhunter: me parece una expresión más de su cuerpo. Todo me suena preocupantemente delgado y ligeramente falto de proporción, como si estuviera a punto de plegarse, muy irreal, muy extraño y, a la postre, muy enfermo. Me pasaba con el magnífico y arcano “Cryptograms” (2007), un disco literal y metafóricamente lleno de distorsión. Y me vuelve a pasar con el nuevo “Microcastle”, aunque tenga y no tenga que ver con su trabajo anterior.

Esta vez el propio Bradford se ha preguntado qué pasaría si le quitara todo el ruido, todos los zumbidos y todo el follaje a su música. Y lo que ocurre es que las canciones pierden su aspecto borroso y se materializan de forma clara, dejan de parecer rock abstracto y pasan a ser pop concreto. Así que su admiración por Kevin Shields muta en peculiar rescate shoegazing (a lo que más recuerda es a Pale Saints). Un ejercicio de poda y desnudez en busca de una belleza sonora esencial que no está tan lejos de lo último de Spiritualized. También en sus estupendos resultados.

“Agoraphobia”.

Arriba