Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

DELOREAN Subiza

Mushroom Pilow
DELOREAN, Subiza
 

“Ayrton Senna” (2009), ese EP aplaudido antes fuera que dentro de España, nos descubrió a unos Delorean demenciales y definitivos, una destilación perfecta de los equilibrios entre indie y sonidos de club ejercidos durante casi una década. Si las canciones dance-punk de “Delorean” (2004) sonaban mejor en directo –remember The Loft, julio de 2005– que en disco, e “Into The Plateau” (2006) podía llegar a rimar con rinôçérôse, en aquellas cuatro canciones henchidas de euforia supieron encontrar grandes ingredientes, unirlos con benditas mesura y elegancia y, al final, lograr que público de todas las latitudes, de su Zarautz hasta Pekín y más allá, se sintiera claramente rejuvenecer. El lenguaje universal del pop, sublimado como en pocas ocasiones se había hecho en España.

Pero no les hablen a Delorean de “Ayrton Senna”, porque ese sueño de EP no es su sueño: el Santo Grial de su búsqueda impenitente del perfecto Prozac aural se parece más a “Subiza”, su esperada –ansiada– prolongación en largo. ¿La fiebre continúa? Y tanto; incluso sube. Porque estos Delorean (todavía más) definitivos han provisto a su álbum de consagración de una producción cálida y cargada de matices que puede marear, en el mejor sentido posible. Escuchar “Subiza” es un chapuzón profundo en el más emotivo hedonismo de los últimos veinte años: el house y techno de los noventa, el sonido baleárico, los efectos vocales del garage –“Real Love”– o el dubstep –monumental “Grow”– y la vitalidad total de “Merriweather Post Pavilion” –escuchen “Infinite Desert” o “It's All Ours”– conjugados con personalidad y sensibilidad en extraordinarios temas-cebolla, por su infinidad de capas.

Material serio, sofisticado, sensible. Todo un manual de ambición sonora para las generaciones que estén por llegar del indie estatal. Y, al menos para quien esto firma, sin duda, el disco nacional a superar de este 2010.

Etiquetas: 2010
Arriba