USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2008)

DENNIS WILSON Pacific Ocean Blue

Caribou-Epic-Legacy-Sony BMG
DENNIS WILSON, Pacific Ocean Blue
 

Aquí, la tragedia soleada de Dennis Wilson (1944-1983) en toda su magnitud. El primer y único disco del batería de los Beach Boys es la banda sonora de un hombre perdido y decepcionado... consigo mismo y con el mundo. Editado en 1977 y durante mucho tiempo referencia oscura, una más, de la atormentada singladura familiar de los Wilson, su reedición en 2008 descubrió de nuevo las cartas de una obra irregular pero preciosa en su emotividad. Nando Cruz comentó este disco de pop-rock a la antigua usanza que puede funcionar como antídoto contra la tristeza y la soledad, o como refugio para abandonarse a ellas. En cualquier caso, a redescubrir; siempre. Fue escogida mejor reedición de 2008 en el Rockdelux 269. Han pasado treinta años desde la desaparición de Dennis Wilson, ahogado en el Pacífico... “Pacific Ocean Blue”. Escucha “River Song”, canción que abre el disco.

El primer y único disco del batería de The Beach Boys certificó un talento que hasta entonces solo había sido requerido para cubrir los huecos que dejaba el ido Brian Wilson. Cuando Dennis Wilson (1944-1983) perdió el norte y fue apartado del núcleo de la banda, se encerró para grabar una obra tan errática y conmovedora como su existir. Mitificado por el paso de tiempo, “Pacific Ocean Blue” (1977) es la banda sonora de un hombre perdido, decepcionado con el cóctel de fama y vacío que le toca vivir y rodeado de mujeres que no sabe amar, así que canta sobre llorar, empezar, morir, estar solo, remontar...

Aquí dominan los ambientes meditativos, pero también hay coros gospel, funk, punteos eléctricos y muchos teclados nocturnos curativos. Dennis exprime las posibilidades del estudio en pequeñas sinfonías de una monumental intimidad –confesaba que Brian era su inspiración–, pero el tiempo ha hecho mella en una obra muy aquejada de una visión tan setentera de la experimentación y con letras de poética francamente perezosa. La secuencia del tracklist, una montaña rusa de altibajos de ánimo, acentúa a lo bestia la sensación de desorden emocional.

Esto es el retrato de un hombre luchando por poner orden a su vida y a un proyecto faraónicamente íntimo, y de la mezcla de ambos objetivos aflora una sensación de lucha sincera y una voz profundamente emotiva. El conflicto se palpa en cada nota. Pocas veces obras tan recargadas llegan a temblar tanto. No es una obra maestra, pero reluce en su cuidada reedición. Un segundo CD recoge dieciséis canciones que pudieron integrar “Bambu”, ese disco inacabado que sus fans han reconstruido a piezas, como pasó con “SMiLE”, y donde la sensación de búsqueda es aún más evidente.

“River Song”.

Arriba