×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2017)

DESTROYER ken

Merge-Popstock!
DESTROYER, ken
 

No den demasiada importancia a la curiosa historia iniciática relatada por Dan Bejar, aka Destroyer: la de que el álbum “ken” vendría inspirado por el título que, originalmente, iba a tener la canción “The Wild Ones” de Suede. En realidad, el flash provocó una inmersión salvaje en el pop que secuestró su cabeza en su adolescencia, el de aquellos jóvenes británicos que buscaron la emoción y la belleza para protestar y labrar su identidad en los años de hierro de Margaret Thatcher. Por eso vemos homenajes conscientes (ese “Nancy takes a bow / Sheila takes Manhattan” con el que comienza “Cover From The Sun”, guiñando el ojo a The Smiths y Leonard Cohen) con otros que pueden serlo o no: los efluvios constantes de Soft Cell, Prefab Sprout y New Order, el recuerdo de The Blue Nile en el título “Tinseltown Swimming In Blood” o el final mirando a Pet Shop Boys en “La regle du jeu”.

Pero tanto name dropping no deja de ser injusto, porque no nos encontramos ante un disco nostálgico (si acaso, podríamos hablar de hipnagógico, aunque tampoco sería un término preciso). El de Vancouver canta mejor que nunca, sus palabras te noquean sensorialmente y recrean todo tipo de sensaciones (yo veo a diletantes del artisteo y el emprendimiento creativo viviendo sus fantasías mientras el mundo se desmorona alrededor). Y en la construcción de cada una de las once canciones hay una exquisitez máxima, una atención al detalle sonoro y lírico, al arreglo, a la estructura y a la delicadeza emocional. Absoluta obra maestra.

“Sky's Grey”.

Arriba