×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

DEXYS One Day I'm Going To Soar

BMG
DEXYS, One Day I'm Going To Soar
 

¿Cómo reaccionar ante la noticia de un nuevo álbum, después de casi tres décadas, de Kevin Rowland al frente de la enésima formación de Dexys Midnight Runners, ahora Dexys a secas? ¿Con ilusión ante la posibilidad de que estuviese a la altura de “Searching For The Young Soul Rebels” (1980) –que incluía el número 1 en el Reino Unido “Geno”–, “Too-Rye-Ay” (1982) –con el hit global “Come On Eileen”– y “Don't Stand Me Down” (1985), el del clásico de culto de más de doce minutos “This Is What She’s Like”? ¿O con escepticismo o incluso miedo de que sucediera justo lo contrario? Cualquiera de las reacciones estaba justificada, pero, por suerte, “One Day I’m Going To Soar” da la razón a los optimistas.

Según Rowland, con una peripecia vital que ha conocido el éxito, el fracaso, la adicción y la miseria, ha sido su perfeccionismo lo que ha demorado tanto un álbum que llevaba anticipando desde 2005, dos años después de la gira de grandes éxitos de los actuales Dexys (con tres veteranos del grupo: Big Jim Paterson al trombón, el bajista Pete Williams y el ex Style Council Mick Talbot como director musical).

El resultado da prueba de ello. “One Day I’m Going To Soar” muestra a un Rowland que brilla como intérprete y compositor de un álbum elegante (“She Got A Wiggle”, “Me”), emocionante (“It’s O.K. John Joe”), autobiográfico y autoparódico, doloroso y cómico a la vez, que añade más que nunca al soul de influencias celtas distintivo del grupo un elemento teatral que lo acerca casi al musical (“Incapable Of Love”). Una maravilla.

“She Got A Wiggle”.

Arriba