USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

SINGLE (2018)

DIDIRRI Measurements

Unified
DIDIRRI, Measurements
 

En su primer EP, el cantautor folk Didirri se presenta como un compositor de personalidad quizá no plenamente formada, pero ¿cuántos artistas la tienen en su primera referencia más o menos larga? Cualidades las tiene: intuición melódica, capacidad para convertir dramas singulares en momentos universales, afán por experimentar sutilmente… Habrá que seguirlo y ver dónde acaba, que podría ser en un lugar prominente.

Producido por el también cantautor Hayden Calnin, “Measurements” empieza en clave esencialista para ir, después, proponiendo aventuras de folk moderno cada vez más complejas. “Blind You” se basa en la guitarra acústica, un piano sutil y una voz cristalina reminiscente de Robin Pecknold (Fleet Foxes); el mismo Didirri se graba también leyendo mensajes que se enviaban su exnovia y él, un elemento ahogado en la mezcla cual lejana interferencia de radio.  

Aunque no sin su tristeza, la pegadiza “Bird Sounds” acelera el ritmo y desdibuja esa primera impresión de Didirri como otro chico con guitarra que usa la depresión para seducir. Más que a wannabe de Bon Iver, suena a fan de Ron Sexsmith. Todavía más optimismo rezuma la final “I Can’t Get Last Night Out Of My Head”, relato de un romance y una intimidad que resucitan. 

Antes, “Formaldehyde” y “Worth The Wait” muestran al Didirri más prometedor, capaz de cultivar con entrega tanto la faceta de songwriting como la de soundwriting. La primera suena al principio a canción de cuna, pero va ganando tensión y desemboca en un denso clímax que incluye el sonido de una multitud en un partido de fútbol australiano. En la segunda, casi avant-garde, entran en juego desde un violín chirriante hasta un fidget spinner girando contra las cuerdas de un piano de cola.

Completa el lote “Jude”, la canción que, con esas voces elásticas e intensas, o esa letra sobre depresión, mejor explica las constantes comparaciones con Jeff Buckley. Pero tampoco es que uno y otro sean lo mismo, no nos pasemos: a la nueva promesa australiana le queda camino por recorrer. Como cantaban The Smiths, “you just haven’t earned it yet, baby”.

“Worth The Wait”.

Publicado en la web de Rockdelux el 3/10/2018
Arriba