USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2015)

DISCLOSURE Caracal

Island-Universal
DISCLOSURE, Caracal
 

El ascenso de Disclosure fue tan fulgurante y estaba envuelto en unos colores flúor tan cegadores que, por un momento, nos convencieron de que estábamos ante un grupo de música de baile. Los singles previos y el propio “Settle” (2013) podían hacernos creer que la banda de los hermanos Lawrence era resultado de la herencia rave, que eran hijos de esa tradición que enlazaba la comunión colectiva en un prado recóndito con los clubes oscuros en los que germinó el UK garage primero y el dubstep después. Pero no. “Caracal” ya no puede ocultar que el dance es solo la pátina que le aplican a unas canciones que son, para lo bueno y para lo malo, pop.

La línea de sintetizador burbujeante que abre “Nocturnal” remite tanto a Frankie Knuckles que no se molesta en guardar las apariencias, aunque la voz de The Weeknd aparece pronto para encauzar al oyente. Repitiendo estrategia a través de una lista de colaboradores que parece más bien el sueño húmedo de un A&R, el segundo disco de los Lawrence reincide en la idea de unir el sonido del house clásico (y sus variantes) con el formato de verso-estribillo-verso. Pero su sentido arácnido para las melodías esta vez no parece tan afilado, y eso se traduce en momentos tan rutinarios como ese “Magnets” que les une a Lorde. El hipogrito de Gregory Porter llevado al house de “Holding On” y los acercamientos al R&B de “Good Intentions” (Miguel, ¿estás escuchando?) y “Masterpiece” (con Jordan Rakei) destacan. Sin embargo, “Caracal” no logra desprenderse de la sombra de la propia fórmula ideada por sus creadores. Tampoco, y eso duele aún más, de la de su debut.

“Nocturnal” (con The Weeknd).

Arriba