×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2011)

DNTEL Life Is Full Of Possibilities

Sub Pop-¡Pop Stock!
DNTEL, Life Is Full Of Possibilities
 

Hace diez años, cuando Jimmy Tamborello dio por terminado “Life Is Full Of Possibilities” (2001), los límites entre el pop y la electrónica de dormitorio habían empezado ya a fundirse. Sellos como Karaoke Kalk, City Centre Offices, Monika Enterprise o Morr Music llevaban varias temporadas editando material en las mismas coordenadas, y aquella música, hecha de destellos digitales y ritmos pequeños, se había acomodado en muchos oídos. Así que, más que abrir camino a un sonido nuevo, Tamborello se nutrió de él, pero los méritos de este álbum son imponentes y muy suyos: su talento cristalizó en canciones que conjugaron la tradición pop con formas sorprendentes y una producción intuitiva y distinta que supo filtrar humanidad en cada pista, apoyándose en voces –las de Mia Doi Todd o Chris Gunst (Beachwood Sparks), entre otras– y guitarras ajenas –Brian McMahan (Slint, The For Carnation)–, reconstruyendo en el sonido de temas como “Umbrella”, “Anywhere Anyone” o “Why I’m So Unhappy” el tránsito de vasos, válvulas y arterias. Más que crujidos y clics, sus ritmos parecían signos vitales.

Nada de eso ha cambiado en la reedición que Sub Pop ha preparado del disco de Dntel, remasterizándolo, planchándolo en vinilo por primera vez y completándolo con remezclas conocidas y nuevas, caras B y descartes. Todo sea por volver a sentir el romanticismo trepidante y eufórico de “(This Is) The Dream Of Evan And Chan”, el primer encuentro entre Ben Gibbard (Death Cab For Cutie) y Tamborello; el germen de The Postal Service, cuyo primer y hasta el momento único álbum, “Give Up” (2003), logró romper ese techo de cristal que separa a algunos grupos sin demasiado presupuesto de promoción del gran público.

“(This Is) The Dream Of Evan And Chan”.

Arriba