USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

DR. JOHN Locked Down

Nonesuch-Warner
DR. JOHN, Locked Down
 

¿Lo que se suele decir del diablo y de su longeva sabiduría? Pues bien: lo mismo se le puede aplicar a Mac Rebennack, escurridizo habitante de los pantanos que parece haberse especializado en concebir cada nuevo trabajo en un renacimiento. Así, si “Tribal” (2010) ya supuso un sorprendente y embriagador mano a mano entre jazz, funk y blues, el de Nueva Orleans saca ahora la lija y el serrucho para reinventarse, ahora sí, como estiloso púgil del blues-rock capaz de fundir sus incendiarias proclamas en unas canciones de arena y gravilla y una producción que parece haberse secado al sol del desierto. De esto último se encarga en gran parte Dan Auerbach (The Black Keys), en lo que parece un milagroso toma y daca entre Auerbach y Rebennack. El primero intenta arrastrar las melodías por suelos áridos y pedregosos, y el segundo no hace más que levantarse una y otra vez con esa voz de cañería oxidada para arrearle un puntapié ahí detrás al groove.

Y así, con una producción arisca y seca y unas canciones que capturan al mismo tiempo el sonido de la ciénaga y el bullicio de la gran ciudad, Rebennack va directo al grano, recupera el Farfisa después de cuatro décadas para acuchillar la explosiva “Revolution”, le da un planchazo a Tom Waits en “Big Shot”, hace equilibrismo sobre el ritmo loco de “Gateway”, descubre en los poco más de tres minutos de “Kingdom Of Izznes” por qué The Black Keys suenan como suenan y, en fin, se autorreceta una generosa dosis de lozanía con un disco que, por un momento, puede acabar “poniendo” a los fans de Dr. John y a los The Black Keys.

“Revolution”.

Arriba