USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2016)

DRIVE-BY TRUCKERS American Band

ATO-[PIAS] Iberia & Latin America
DRIVE-BY TRUCKERS, American Band
 

Si George W. Bush ya consiguió sacar de sus casillas a Steve Earle y le empujó a grabar el volcánico y gruñón “The Revolution Starts Now” (2004), Drive-By Truckers han encontrado en el pérfido Donald Trump y su desquiciada campaña electoral un acelerante creativo de primera; el acicate necesario para romper una década de relativa calma y firmar su primer gran terremoto desde “A Blessing And A Curse” (2006). En realidad, no puede decirse que “American Band” sea un trabajo anti-Trump, sino un diagnóstico ejemplar de lo que hay detrás de tipos como él y de esa histeria que parece haberse apoderado de parte de los Estados Unidos. Inmigración, violencia policial, racismo, paranoia armamentística y control de fronteras son, de hecho, algunos de los puntos calientes de un trabajo que le prende fuego al rock de raíces, redobla la tensión eléctrica y despacha riffs afilados y cortantes mientras Patterson Hood, mitad Neil Young y mitad Bruce Springsteen, desenmascara las miserias del sueño americano. 

Los de Athens empiezan por todo lo alto, soltando chispas y fijando el tono del disco con “Ramon Casiano”, la historia de un adolescente hispano asesinado en 1931 por quien años más tarde sería cabecilla de la National Rifle Association, y a partir de ahí ya no hay quien les frene. Herida a herida y cicatriz a cicatriz, retuercen el rock de raíces y subliman lo sureño para encadenar tragedias recientes como la masacre de la iglesia de Charleston de 2015, el asesinato de Michael Brown en Ferguson a manos de la policía en 2014 o el tiroteo en el campus universitario de Roseburg (Oregón) de 2015 y firmar una sobrecogedora topografía del horror contemporáneo. Un mapamundi de la vergüenza al que suman episodios como la absurda prohibición de determinadas canciones después de los atentados del 11-S (“Once They Banned Imagine”) y con el que, además de electrocutar la canción protesta, devuelven el rock a primera línea de combate. Soberbio.

“Ramon Casiano”.

Arriba