×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

DRIVE-BY TRUCKERS Go-Go Boots

ATO-[PIAS] Spain
DRIVE-BY TRUCKERS, Go-Go Boots
 

¿Otro disco de los de Atlanta en apenas un año? Sí y no. Cuando Patterson Hood y compañía entraron a grabar la secuela de “Brighter Than Creation's Dark” (2008) se encontraron con más de cuarenta canciones y la necesidad de cerrar un disco más acotado estilísticamente. Así, el material más rock nutrió “The Big To-Do” (2010) y ahora aparece el más reposado en su undécimo disco.

Narrativamente abundan las historias sobre asesinatos, acosos y sociopatías en las nada complicadas letras (a veces hasta planas) de Hood, pero es Mike Cooley quien aporta los versos más inspirados; el retrato de un alma perdida en “Cartoon Gold” tiene la hechura de un clásico del mejor Kris Kristofferson. Musicalmente, Drive-By Truckers buscan el calor del soul; no solo en las dos versiones de Eddie Hinton (a destacar la reconfortante y optimista “Everybody Needs Love”), sino también en el clima general donde el órgano gana presencia. No es un disco de soul, pero el soul flota en el aire: en el guiño poético a Percy Sledge, en la progresión de acordes de la extraña balada con ritmo “Dancin’ Ricky” (aplausos para Shonna Tucker), en el ritmo de “Used To Be A Cop”... Si “Go-Go Boots” puede recordar a Tom Petty & The Heartbreakers, “Assholes” es un envenenado dardo envuelto en dulce country-folk neilyoungiano y “The Thanksgiving Filter”, un emotivo retrato de familia lleno de añoranza y amor.

Pese a ser la cara B de “The Big To-Do”, este generoso y cálido cancionero sobrado de recursos es tan o más recomendable que su robusto predecesor.

“Cartoon Gold”.

Arriba