×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2016)

EL GUINCHO HiperAsia

Canada-Everlasting
EL GUINCHO, HiperAsia
 

El portentoso sentido del ritmo que Pablo Díaz-Reixa derrocha en los discos de El Guincho siempre ha eclipsado su talento para las letras. Tanto las de “Alegranza” (2007) como las de “Pop negro” (2010) encerraban imágenes inquietantes y asombrosas, mitigadas por el alto impacto de los graves (siempre fuertes). Pero en “HiperAsia” las rimas prevalecen sobre todo lo demás al tiempo que Pablo se aferra a una primera persona mucho más explícita, dejando ver a un tipo vulnerable y agotado. No en vano, “Rotu seco” abre el álbum con una línea que escenifica puro terror cotidiano: “Cenando solo en un compartimento / Un plato grasiento”. Como él mismo ha admitido, si las redes sociales muestran una (falsa) mejor versión de nosotros mismos, “HiperAsia” pretende enseñar su “peor yo”.

Cabalga sobre este disco un flow irreprimible que Pablo exhibe sin rubor: más rimadas que cantadas, frases como “Pensabas que tu padre te quería / Pero era broma” caen como meteoritos llenos de resentimiento. Y no es su forma de cantar lo único que ha cambiado, ya que el ritmo, siempre primordial, parece deshacerse en un laberinto de distorsiones, silencios, ecos atrapados en Auto-Tune y secuencias ralentizadas.

Todo bien de gloss digital y un acabado galvanizado de una nitidez irreal: así es “HiperAsia”, ni hip hop ni pop, sino un flujo constante de información sonora que parece simular experiencias virtuales. De hecho, su vocación multimedia desafía los límites de formato –es también una línea de ropa y un mediometraje de animación– y su vertiente conceptual entronca con el imaginario de James Ferraro o Fatima Al Qadiri.

Al contrario que en los dos discos que afamaron a Pablo como productor, “HiperAsia” propone un juego de sustracción y ruptura para cada patrón rítmico que da la espalda a esa concepción maximalista del sonido heredada de la música de club, el tropicalismo y la edad de oro de la FM. Pero su talento para hallar rutas secretas hacia el pop sigue intacto, sobre todo en la fabulosa “Comix” (con una pletórica Mala Rodríguez), “Sega”, “Muchos Boys” o “Mis Hits”.

“Rotu seco”.

Arriba