×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2012)

EL-P Cancer 4 Cure

Fat Possum
EL-P, Cancer 4 Cure
 

Solo a los locos o a los optimistas (una variedad de demencia, a fin de cuentas) les puede gustar tener siempre la razón. Desde que asaltara la escena de Brooklyn en 1997 con Company Flow, y a partir de entonces al frente de su sello Definitive Jux, a El-P lo hemos catalogado como comandante en jefe de las fuerzas (retro)futuristas del hip hop. Mientras sus discos, a razón de uno cada cinco años, iban acumulando capas de óxido sonoro y beats de complicada ingeniería, su verbo combativo hacía intuir un nuevo tipo de gueto, un futuro tóxico dominado por los fondos de inversión de extraterrestres con forma humana, psicópatas con portafolio legitimados por gobiernos electos.

El tiempo, por supuesto y por desgracia, le ha dado la razón a su distopía futurista. Y con ese paisaje posapocalíptico a la vista, más que hacer de él una escucha profética, el nuevo disco de Jaime Meline adquiere propiedades de necesidad. El discurso apenas ha variado ni en la lírica –la conspiranoia como ideología, la hostilidad como clima, el instinto de supervivencia como guía y el ego no como un artículo de merchandising, sino como la única arma con que nacemos para enfrentarnos a la amenaza– ni en lo musical.

¿Continuidad en el sonido? Más bien una concentración de líneas de tiempo, old y nu school, ahora ampliando la paleta de metales oscuros con profusión de instrumentos acústicos. “Cancer 4 Cure” golpea sin piedad, envenena el agua y carga de estática la atmósfera, brilla y fluye. Más que una colección de hits –que también están, por si alguien los necesita; desde el inicio a lomos de beats demodé que devienen pesadilla de “Request Denied” hasta la juerga a ritmo de lluvia ácida de “Drones Over BKLYN”–, su escucha desencadena un ataque coordinado, un panorama de caos ordenado sobre el que El-Producto preside con su dicción sentenciosa y su discurso de hechos probados. Hay rabia y hay inteligencia. Ha vuelto El-P.

“Request Denied”.

Arriba