×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2016)

EL SER HUMANO 3

Luscinia Discos
EL SER HUMANO, 3
 

Además de una habilidad especial para enfangarse en los lodos de la corrupción política, si de algo anda sobrada Valencia es de olfato musical, sabrosura mediterránea y talentos expansivos como el de Gonzalo Fuster, artesano del pop expresionista especializado en la miniatura soleada y en la canción más colorista. Ahora, después del brinco que supuso “Egresión” (2014), El Ser Humano protagoniza un nuevo tirabuzón creativo y se rinde definitivamente al pop en tecnicolor de melodías cristalinas e imaginativos arreglos. Un universo en crecimiento en el que cabe desde la psicodelia suave hasta las especias latinoamericanas, pasando por las guitarras recias, los ritmos adhesivos y el folk caleidoscópico.

Como buen miniaturista, Fuster esboza robustos esqueletos de los que va colgando, siempre estratégicamente, pinceladas de teclado y guitarra para acercarse ya sea a Gepe (“Mis raíces”), Astrud (“Un mystique” no desentonaría en el catálogo de Manolo Martínez y Genís Segarra) o Tórtel (“Elvis”), nombres que parecen haberse puesto de acuerdo para poseer al valenciano y hacerle desfilar sobre las espigadas melodías de “Lévi-Strauss” o “Stein”. Una posesión nada infernal que Fuster maneja con soltura mientras se conduce por los márgenes del pop de autor sin dejar pasar la ocasión de cazar al vuelo melodías de folk agridulce como la de “Tito”. “Evita que te digan que algo no se puede hacer”, canta un autor que, como el protagonista de la canción, empieza a volar alto y lejos.

“Mis raíces”.

(Se puede escuchar el álbum completo aquí)

Etiquetas: 2010s, 2016, pop, Valencia
Arriba