×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2017)

EL TURRONERO New Hondo

Divucsa-Pharaway Sounds-Guerssen
EL TURRONERO, New Hondo
 

Esta reedición podría llevar la pegatina “Puristas abstenerse”. El resto de los mortales (los eclécticos, los desprejuiciados, los bailongos, los curiosos, los aventureros) lo pasarán en grande. En 1980 –un año después de “La leyenda del tiempo” de Camarón–, el cantaor Manuel Mancheño Peña, más conocido como El Turronero (1947-2006), grabó el LP “New Hondo” bajo la producción del catalán Josep Llobell Oliver (Oliver’s Planet, Enterprise... un elemento a investigar), especializado por entonces en el cosmic disco y el disco-funk.

Dicho así asustará a más de uno, pero la increíble verdad es que: 1) La lujosa producción (arreglos, orquestación, interpretación, coros...) es de un asombroso nivel internacional, 2) El Turronero, siempre en sus trece, canta los palos tradicionales del flamenco sin despeinarse y conservando la fuerza y la dignidad en todo momento, y 3) Llobell juntó las dos cosas y... ¡¡¡funciona!!! Se puede bailar con desenfreno, pero también se puede oír claramente y escuchar y emocionarse con lo que dicen las letras de los tangos, tanguillos, aires de Huelva, bulerías, alegrías, seguiriyas, jaberas, bamberas y una caña que es la caña (“Las penas”).

Tampoco es que Llobell inventara nada: su sonido bebe tanto de las producciones de Boney M como de las que hizo José Luis de Carlos para Las Grecas, y en esa época no hubo rumbero que no se lanzara a la pista; pero los cantaores eran un mundo aparte. Llobell supo respetar el espíritu de cada cante, lanzándose sin miedo al hedonismo y la ligereza características de la música disco en los cantes más alegres o introduciendo esos sintetizadores tan cósmicos –por ahí se acerca más a Triana– que aportaban un aire más transcendente al conjunto cuando la gravedad de la letra lo exigía. Un milagro.

“Las penas”.

Publicado en la web de Rockdelux el 29/11/2017
Arriba