×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2010)

ELVIS COSTELLO National Ransom

Hear Music-Universal
ELVIS COSTELLO, National Ransom
 

Uno llega a creer que esto de ver en Elvis Costello una fuente de talento de dimensiones inagotables es simplemente devoción personal, ensimismamiento. Pero no, reconforta comprobar que aquí y allá se repite la inapelable valoración: otro excelente disco de Elvis Costello. Y van... Asombra también otra cosa: no se puede contar nada definitorio, en forma de titular, que certifique que Costello ha hecho algo distinto, radicalmente nuevo o inesperado. Y sin embargo “National Ransom” suena excitante, pletórico, revelador. Ni siquiera se puede hablar de que se haya volcado en un estilo como hizo con el country en “Almost Blue” (1981) o la clásica con “Il sogno” (2004).

“National Ransom” es un recorrido por tantas formas musicales que es difícil enumerarlas. Pero eso tampoco es novedad: la increíble cultura musical de su autor ya se ha desplegado ampliamente en las tres últimas décadas. El quid debe estar entonces en la coherencia. Sí, eso es, en estas dieciséis generosas canciones, Costello está pasando del rock de riff (“National Ransom”) a la balada de cabaret (estremecedora “Jimmie Standing In The Rain”), del pop suntuoso a lo “Imperial Bedroom” (“Stations Of The Cross”) al bluegrass (“A Slow Drag With Josephine”), del romanticismo de cielos estrellados de la década de los cuarenta (preciosa “You Hung The Moon”) y el country-pop (“I Lost You”) al musical años treinta (“A Voice In The Dark”), y todo suena genuinamente Costello, en natural convivencia y ágil traspaso. Y eso a pesar de que haya fusionado dos de sus bandas habituales, muy distintas, The Imposters y The Sugarcanes, más músicos tan significativos como Marc Ribot y un invitado especial, Leon Russell, con padrinazgo del infalible T Bone Burnett. Mucho nivel.

“National Ransom”.

Arriba