×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2016)

ELZA SOARES The Woman At The End Of The World (A mulher do fim do mundo)

Circus-Mais Um
ELZA SOARES, The Woman At The End Of The World (A mulher do fim do mundo)
 

Influida por el regenerador “virus Scott Walker”, es ahora cuando, tras más de sesenta años abrazando la ortodoxia de la tradición brasilera, la legendaria Elza Soares ha grabado la que es su obra más personal y heterodoxa –“A mulher do fim do mundo” (Circus, 2015; edición internacional: Mais Um, 2016)– de la mano de, entre otros, varios miembros de la familia afrobeat Bixiga 70 y Kiko Dinucci de Metá Metá, la versión carioca de The Ex. Tales mimbres propagan un caudal imprevisible de requiebros atonales, percusiones naturalistas y sobriedad acústica capaz de mirar de tú a tú los trabajos seminales de Edu Lobo y Caetano Veloso.

Para ello, la cuadrilla dirigida por Soares ha reconducido la samba a un estado milagroso de tensión reivindicativa, abrasión emocional y sexualidad arrabalera, perfilado en las monumentales “Maria da Vila Matilde”, “Pra fuder” y “Luz vermelha”. Esta terna reluce soberana sobre una travesía impoluta en la que Soares postula su mirada subversiva como si Hubert Selby Jr. se hubiera criado en las favelas de Río. Aquellas habitadas por un carrusel de seres disfuncionales, con la misma Soares como esa “Mulher do fim do mundo” que desmaquilla el rostro de un Brasil parapetado bajo el gran autoengaño de los Juegos Olímpicos. ¿La sorpresa del año? Más bien el milagro.

“Luz vermelha”.

Arriba