×

USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. Si continua navegando, supone la aceptación de la instalación de las mismas. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

ÁLBUM (2011)

EMA Past Life Martyred Saints

Souterrain Transmissions-[PIAS] Spain
EMA, Past Life Martyred Saints
 

Los audaces, los torturados, los que consiguieron escapar, los temerarios, los poseedores de una ambición tan individual que es incomprensible para el resto, los desahuciados y los apasionados saludan a su nueva musa. Ella llega cargada de sangre y fuego eléctrico, mujer volcán que erupciona en solitario tras prolongar en el dúo angelino Gowns su difícil relación con un tal Ezra Buchla. Tal vez debiera haber usado aquí una de esas ingeniosas fórmulas para designar el género neutro para referirme a su heterogéneo público cautivo, pero no creo que Erika M. Anderson repare en la corrección política ni la sutileza.

Deslenguada, brutalmente honesta hasta rozar el gore emocional, para su debut en solitario la de Dakota del Sur entrega un complicado pero adictivo trabajo que bascula entre un estudiado descuido de la demo lo-fi –PJ Harvey y sus “4-Track Demos” (1993) y las letanías de Evangelista en el recuerdo– y la superproducción compleja de capas, un wall of sound rasposo y chic compuesto por órganos de liturgia catártica, guitarras mal afinadas y una voz angustiada pero serena de un atractivo malditista.

Pero más allá de la asfixiante atmósfera que crea y de las crudas sentencias que dejan cicatriz (“Marked” o “Butterfly Knife”), lo que asombra de EMA es su capacidad para extraer de un aparente caos estructural un trabajo sólido que no baja el nivel de energía y belleza de principio (el tour de force de “Grey Ship”) a fin (la luz de esperanza de “Red Star”) para hacernos disfrutar de pleno de una exquisita sesión de sadomasoquismo.

Etiquetas: 2011
Arriba