USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2017)

EMMYLOU HARRIS AND THE NASH RAMBLERS At The Ryman

Nonesuch-Warner
EMMYLOU HARRIS AND THE NASH RAMBLERS, At The Ryman
 

Tres noches, solo doscientos espectadores y un local con solera para dar un respiro a esa Hot Band que le guardó las espaldas durante casi dos décadas antes de que la artista se acoplase con suavidad al traqueteo country, bluegrass y folk de los Nash Ramblers.

De la voz de Emmylou Harris no hace falta añadir gran cosa, así que en realidad estamos ante un disco sin demasiados secretos pero con mucha historia. Tanto es así que, veinticinco años después de su grabación, Harris y sus secuaces regresaron al Ryman Auditorium de Nashville el pasado mes de mayo para recrear canción a canción un disco de aromas clásicos y acabado gran reserva. Un disco con Grammy incluido que, a falta de testimonio de esta segunda actuación, vuelve ahora a la circulación para evocar aquellas tres noches de 1991 en las que Harris siguió el rastro de leyendas como Patsy Cline, Ernest Tubb & Loretta Lynn, Johnny Cash y The Delmore Brothers.

Eso es precisamente lo que palpita detrás de un repertorio con el que la estadounidense cubre más de un siglo de historia de la música popular para enlazar su relectura desnuda y aterciopelada del “Hard Times” de Stephen Foster con reinvenciones acústicas de “Guitar Town” (Steve Earle) e impecables apropiaciones de “Mansion On The Hill” (Bruce Springsteen) y “Lodi” (Creedence Clearwater Revival). Con el espectro del country asomándose en “Rollin’ And Ramblin’ (The Death Of Hank Williams)” –uno de los dos bonus tracks– y la banda apretando lo justo para equilibrar intensidad y emoción sin necesidad de grandes alardes, “At The Ryman” (1992) captura de la mejor manera posible la imagen de una intérprete portentosa capaz de recuperar el timón después de “Brand New Dance” (1990) para colarse en la tradición sin perder su condición de verso libre de la música norteamericana.

“Hard Times”.

Arriba