USO DE COOKIES

Este sitio web utiliza Cookies propias y de terceros, para recopilar información con la finalidad de mejorar nuestros servicios, para mostrarle publicidad relacionada con sus preferencias, así como analizar sus hábitos de navegación. El usuario tiene la posibilidad de configurar su navegador pudiendo, si así lo desea, impedir que sean instaladas en su disco duro, aunque deberá tener en cuenta que dicha acción podrá ocasionar dificultades de navegación de la página web.

Aceptar Cómo configurar

Cargando...
 

REEDICIÓN (2011)

ESKORBUTO Eskizofrenia

Munster
ESKORBUTO, Eskizofrenia
 

Eskorbuto ya eran muy suyos, pero probablemente llegaron al concepto Anti-todo porque en sus años previos sintieron en sus carnes que todo era anti-Eskorbuto. La asimetría social entre lados del Nervión y las fuerzas del orden se cebaron con la margen izquierda. Eskorbuto tenían lista una segunda maqueta con la que ir a Madrid a repetir la jugada que convirtió su primera demo en el single “Mucha policía, poca diversión” (1983); esta vez iban a por su primer LP. La demo previa a “Eskizofrenia” (1985) fue incautada en una detención durante el trayecto y les cayó la antiterrorista por títulos como “Escupe a la bandera”, “ETA” o “Maldito país”, hoy todo un clásico del punk de aquí. Con las corrientes nacionales en contra, piden ayuda a las plataformas proamnistía del País Vasco y no la encuentran. Cuando salen, escriben “A la mierda el País Vasco” –editada en el split “Zona Especial Norte” (1984) junto a R.I.P– y ya, atrapados por críticas de ambos lados, graban su debut, “Eskizofrenia”, para la discográfica Twins, que apenas lo mueve.

Si conocemos tonadas como las de “Mierda, mierda, mierda”, “Rogad a Dios por los muertos” o “Ratas en Bizkaia” es por su posterior reedición de Discos Suicidas (con una cubierta diferente) o porque ya eran himnos maqueteros del punk vasco, donde esas maquetas lograban el mismo trato popular que un disco. De las pocas canciones que compusieron exclusivamente para “Eskizofrenia”, “Antes de la guerra” (y la introducción “Sonidos de la guerra”) también se hizo cántico.

No gustó tanto la perezosa elección de grabar esta “pedrá” de rock punkarrulo con batería electrónica, un vicio de los estudios de la época que todavía provoca disonancias cognitivas de las que hacen llorar los ojos. Con el sello Soñua dispuesto, Eskorbuto pasaron del carro y desdeñaron del concepto rock radikal vasco, acuñado para repetir el eco de la movida madrileña. Después de la reciente reedición de “Anti todo” (1986), faltaba que alguien se interesase por la precuela que forma el díptico por excelencia de un tipo de punk que no pudo existir en otro momento ni en otro lugar.

“Antes de la guerra”.

Arriba